Preparando a los astronautas para los desafíos mentales y emocionales del espacio exterior

Pero la libertad flotante que ofrece la falta de gravedad también presenta una serie de límites cuando se trata del cuerpo y la mente humanos.

Los viajes cortos al espacio de las primeras misiones Mercury y Apollo se han convertido en estancias de seis meses o más a bordo de la Estación Espacial Internacional. El laboratorio flotante ha servido como telón de fondo ideal para los científicos que intentan comprender qué sucede realmente con cada aspecto del cuerpo humano en el entorno espacial: radiación, falta de gravedad y todo.

Muchos de esos efectos han sido bien documentados a lo largo del tiempo, especialmente durante el Estudio de gemelos de 2019 que comparó los cambios que experimentó Scott Kelly después de casi un año en el espacio con los de su hermano gemelo, Mark, que permaneció en la Tierra.

Christopher Mason de Weill Cornell Medicine se asoció con la NASA en esta investigación, y él y Scott Kelly hablaron sobre esos hallazgos en la conferencia Life Itself de 2022, un evento de salud y bienestar presentado en asociación con CNN.

“¿Qué fue lo que más extrañaste de la Tierra cuando estuviste fuera por un año?” Mason le preguntó a Kelly.

“El clima, por supuesto. La lluvia, el sol, el viento”, dijo Kelly. “Y luego echo de menos a las personas… que son importantes para ti, ya sabes, tu familia, tus amigos”.

A medida que la NASA planea devolver a los humanos a la luna y eventualmente aterrizar en Marte a través del programa Artemis, existe un mayor interés en comprender qué efectos podrían provocar los viajes de larga duración a través del espacio profundo.

Una gran pregunta que se han hecho algunos científicos es si los humanos están preparados mental y emocionalmente para un salto tan grande. En resumen: ¿Cómo lo manejaremos?

Investigación reveladora

Un estudio de 2021 hizo que los participantes vivieran durante casi dos meses en ingravidez simulada descansando en una cama especial con la cabeza inclinada hacia abajo en un ángulo de 6 grados. La inclinación crea un desplazamiento hacia la cabeza de los fluidos corporales que los astronautas experimentan en ausencia de gravedad.

A los participantes se les pidió regularmente que completaran pruebas cognitivas diseñadas para astronautas, relacionadas con la memoria, la asunción de riesgos, el reconocimiento de emociones y la orientación espacial.

Los investigadores querían probar si experimentar la gravedad artificial durante 30 minutos al día, ya sea de una sola vez o en períodos de cinco minutos, podría prevenir los efectos negativos. Si bien los participantes del estudio experimentaron un deterioro cognitivo inicial en sus pruebas, se equilibró y no persistió durante los 60 días completos.

Pero la velocidad con la que reconocieron las emociones empeoró en general. Durante las pruebas, era más probable que vieran las expresiones faciales como enojadas, en lugar de felices o neutrales.

“Los astronautas en misiones espaciales largas, al igual que nuestros participantes de investigación, pasarán períodos prolongados en microgravedad, confinados en un espacio pequeño con unos pocos astronautas”, dijo el autor del estudio Mathias Basner, profesor del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Pensilvania Perelman. Escuela de Medicina.

“La capacidad de los astronautas para ‘leer’ correctamente las expresiones emocionales de los demás será de suma importancia para el trabajo en equipo efectivo y el éxito de la misión. Nuestros hallazgos sugieren que su capacidad para hacer esto puede verse afectada con el tiempo”.

En el estudio, no quedó claro si este deterioro se debió a la falta de gravedad simulada o al confinamiento y aislamiento que experimentaron los participantes durante 60 días.

Un estudio separado de 2021, publicado en Acta Astronautica, desarrolló una lista de verificación de salud mental basada en los factores estresantes que enfrentan los astronautas, que también comparten aquellos que pasan meses en estaciones de investigación en la Antártida.

Estos dos entornos extremos, el espacio y el borde del mundo, crean una falta de privacidad, ciclos de luz y oscuridad alterados, confinamiento, aislamiento, monotonía y una separación prolongada de la familia y los amigos.

La profesora de psicología de la Universidad de Houston, Candice Alfano, y su equipo diseñaron la lista de verificación como un método de autoinforme para rastrear estos cambios en la salud mental. El cambio más grande que informaron las personas en las dos estaciones de la Antártida fue una disminución en las emociones positivas desde el principio hasta el final de su estadía de nueve meses sin un efecto de “recuperación”, incluso cuando se preparaban para regresar a casa.

Los participantes también usaron menos estrategias efectivas para impulsar las emociones positivas.

“Las intervenciones y las contramedidas destinadas a mejorar las emociones positivas pueden, por lo tanto, ser fundamentales para reducir el riesgo psicológico en entornos extremos”, dijo Alfano.

Proteger a los exploradores fuera de casa

Ayudar a los astronautas a mantener su agudeza mental y bienestar mientras se aventuran lejos de casa es un objetivo clave del Programa de Investigación Humana de la NASA. En el pasado, el programa ha desarrollado contramedidas para ayudar a los astronautas a combatir la pérdida de masa muscular y ósea, como los entrenamientos diarios en la estación espacial.

Los investigadores están investigando activamente la idea de cómo un trabajo significativo puede unir a los equipos de la misión. Cuando los astronautas trabajan como equipo, ya sea en la estación espacial o en un Marte simulado ambiente en la Tierra, su colaboración es hacia una meta común.

Y cuando terminan el trabajo, pueden pasar tiempo juntos viendo películas o disfrutando de actividades recreativas para combatir los sentimientos de aislamiento.

Sin embargo, una misión a Marte, que podría llevar meses o años dependiendo del diseño de la nave espacial, podría generar una sensación de monotonía y encierro. Y el contacto frecuente con el Control de la Misión y sus seres queridos en la Tierra se verá más interrumpido a medida que se alejen de la Tierra.

Los astronautas celebran una cosecha récord de chile en el espacio con una noche de tacos

“Necesitamos asegurarnos de tener tipos de protocolos individualizados y cosas que debe hacer la tripulación”, dijo Alexandra Whitmire, científica elemental del Programa de Investigación Humana, durante una entrevista de 2021 con CNN. “Es realmente importante para nosotros comprender a las personas que estarán en esa misión”.

Mientras que algunos miembros de la tripulación pueden obtener entusiasmo y satisfacción al trabajar en experimentos científicos, otros pueden necesitar jugar con otras tareas. Investigaciones anteriores ya han identificado rasgos clave que pueden ser necesarios en los exploradores del espacio profundo, como la autosuficiencia y la resolución de problemas.

Un descubrimiento sorprendente en la estación espacial es cómo los alimentos, y el cultivo, contribuyen a mejorar la moral de la tripulación mientras mantienen una conexión tangible de suma importancia con el hogar.

Evitar el 'distorsión del tiempo'  de vivir en el espacio podría ayudar a los astronautas a prosperar en Marte
No sorprende que la comida espacial deba ser un suministro seguro y estable de nutrición y aún así tener buen sabor. Pero el cultivo activo de hortalizas ha sido una experiencia gratificante y sabrosa para las tripulaciones anteriores de la estación espacial.
Los astronautas han informado lo gratificante que fue cuidar las plantas de hoja verde, los rábanos y Hatch pimientos picantes y observe cómo florecen las plantas, que eventualmente producirán una recompensa comestible.

Los científicos del Human Research Program han cuestionado si este sentimiento de satisfacción puede llevarse un paso más allá. Cuando los astronautas como Scott Kelly o Christina Koch regresaron a la Tierra después de largos vuelos espaciales, hablaron sobre cómo no podían esperar a sentir la lluvia o las olas del mar nuevamente.

Las imágenes guiadas y las capacidades de realidad virtual pueden ser una parte necesaria de los vuelos al espacio profundo en el futuro para recordar a los astronautas su conexión sensorial con “la canica azul”, incluso cuando se pierde de vista.

.

Add Comment